10/26/2009

buena mochila

Hoy es lunes. Durante esta mañana se dará mucho esta conversación:

-Hola, buenos días ¿que tal?
-Hola. Bueno... de lunes.
-Uf, sí.

Es una manera cariñosa de tirarse el aliento de buena mañana.
Hay que ver cómo nos damos calor ahora que se acerca el invierno ¿eh?, qué a gustito.

Bueno, hoy vamos a lo fácil, a Más Vivir (Intereconomía TV) dónde dijeron que el abuso de la máquina que vibra



puede acarrear problemas muy graves de descolgamiento de piel y órganos internos.

El resultado, imagino, es que te queda la piel muy tersa pero que, a cambio, se te apelotona todo el sobrante en los pies: se te forma un burruño de piel a la altura de los tobillos, como unos calentadores de los años ochenta, de hacer deporte, pero de piel, buenos.

Por dentro, los intestinos, el estómago, los pulmones, el corazón, el hígado, los riñones... se deben amontonar justo por encima de la pelvis.

Digo yo que debes notar esa zona, el bajo vientre, muy pesada y muy prieta.

Vaya mochila, vaya fondo de mochila sucia. Rebusca ahí algo. Rebaña eso con la mano, a ciegas, a ver qué sale.

4 comentarios:

  1. Coincido... Muy bueno!!! Y mi abuela creyendo que este hombre ha muerto!!!

    ResponderEliminar
  2. No creo que leas esto nunca.

    Estos días me he enganchado a tu blog y me he puesto a mirar las entradas antiguas como un desgraciado. No he podido evitar pensar que la idea de los michelines en los pies posteada recientemente ha ido cocinándose en tu cabeza lentamente durante dos años hasta que tu cerebro ha reunido el valor suficiente para ordenarte que lo plasmes en papel.

    Ah, espera, gmail te avisa de los comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy fuerte lo que acabas de hacer.

    ResponderEliminar