5/02/2010

A la familia le pareció divertido quedarse en el coche durante el trayecto por el túnel de lavado.

Al acabar, al salir a la luz, en el asiento de atrás, al niño le sangraba la cara como si todas las cerdas de plástico del aquellos enormes cilindros-cepillo le hubieran arrancado la piel a trozos, como si toda equella orgía de detergente le hubiera derretido la carne.

Lucía los mofletes completamente desgarrados y se le adivinaba el cráneo tras la frente, su cara era un vómito de sangre, pero olía muy bien a jabón.

9 comentarios:

  1. Anónimo23:52

    esta mierda ni tiene gracia ni sentido.

    échale un ojo a este blog, lo intenta y lo consigue:
    http://hongosblog.blogspot.com/

    S.

    ResponderEliminar
  2. Las obsesiones clásicas de la abuela, el horror con olor a jabón. A la abuela le debieron de dar un buen susto con un animal muerto y un bote de colonia cuando rondaba los 4 años.

    ResponderEliminar
  3. Posible Holocausto también, Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Hay que joderse con los anónimoS.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo17:18

    Hay que joderse con nosotros

    ResponderEliminar
  6. Hoy es un día de Bravo. De Agustín Bravo.

    Por cierto, menuda marranada hacerse un Ruiz Gallardón con el dibujo de la mano.

    ResponderEliminar
  7. Representó un gran consuelo para familiares y deudos. No se hablaba más que del extraordinario olor a jabón (hasta lo comentaban con risitas.)

    ResponderEliminar
  8. Estos pijos con descapotables...

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, muy bueno el blog. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar