4/11/2010

El otro día me encontré ésto, tal cual, en mi bandeja de entrada:

Te tengo una historia para la abuela que te va a encantar. Yo te la cuento y luego tú la adaptas al estilo abuela, vale? ;)

Una chica que está comprando en el Súper, y decide, por un extraño impulso, no sabe muy bien porqué, comprar otra marca de jamón york. Una marca conocida. Se deja de comprar la marca blanca y se va a la marca de los anuncios de tele. Y además, no contenta con ello se compra dos paquetes.
Esa misma noche abre un paquete. Prueba el jamón, y confirma que está bueno. No es mejor que el otro pero está bueno. Eso sí, el jamón huele diferente. No es que huela a podrido o a rancio, pero tiene un olor extraño que ella reconoce pero no sabe de donde.
Pasan los días. El primer paquete se termina y la chica abre el segundo. Se confirma que el jamón está bueno, aunque no mejor que el otro, pero que tiene ese olor tan característico que no sabría decir de qué es...
Al día siguiente de abrir el segundo paquete de jamón, esta chica, que es muy liberal y muy guay, tiene una cita con un chico, y la cosa marcha muy bien y acaban en casa de ella follando. Al terminar el polvo el chico se vuelve a su casa. Ella muerta de hambre tras el esfuerzo decide hacerse un sandwich de jamón y queso, y cuando abre el tupper que contiene el jamón, por fin reconoce ese olor tan peculiar: el jamón de york de marca huele a polla cachonda.

Qué te parece? xD Verdídico. Yo misma. Ahora, si lo publicas no digas que he sido yo eh? :P

Un beso!


Oye, yo los domingos los reservo para vosotros, será el día del lector.

14 comentarios:

  1. Anónimo11:48

    Publica su email!! Jajaja pobre chica

    ResponderEliminar
  2. ah no, quiero aclarar dos cosas, la primera es que pedí permiso para publicar el mail tal cual, la segunda es que me parece una historia con final feliz. No sé cómo lo veis vosotros.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que eso pasa muy a menudo, que alimentos o cosas cotidianas nos huelan o nos sepan a cosas guarrillas e incluso escatológicas... Y hasta aquí puedo leer

    ResponderEliminar
  4. qué tierno el pudor femenino...

    ResponderEliminar
  5. No, amiga. No todas las pollas huelen a jamón york. Lo que pasa es que fuiste a acostarte con un Mc Dickinyours, uno de esos publicistas con la capacidad de modificar el olor de su miembro según el producto que más estás consumiendo últimamente. Lo hizo para que siguieras comprando la marca esa.

    ResponderEliminar
  6. "Cartas a la abuela" al modo de las "Cartas al director" de la prensa.

    Muy bien todo, sólo un par de apreciaciones: querida anónima, no es necesario matizar "ser una chica muy liberal y muy guay" para contar que has estado follando. Dejemos ya eso atrás, eh, no necesitamos justificaciones. Y luego, "polla cachonda". Buf. No me ha gustado nada la fonética de esta combinación.

    Sin acritud todo esto, eh.

    ResponderEliminar
  7. Vaya tela... Estas cosas pasan

    ResponderEliminar
  8. Está bien esto de la abuela dominical. Podrías sacar también algún DVD gratuito de magia o algo así, qué sé yo... una cartilla de esas para que podamos conseguir una videocámara de la marca JUITSU.

    ResponderEliminar
  9. Sin ir más lejos, un bote de comino molido huele a sobaco sudao.
    Pero ¿a qué huelen las nubes?

    ResponderEliminar
  10. Ostrás Sap, vaya metralla sueltas, cómo recuperas terreno dejando tu huella por todos los posts, eh? Metralla buena, eso sí, metralla rica.

    ResponderEliminar
  11. Siempre pensé que me olía la chorra a Minibabybel. Ahora, gracias a la Abuela Bloguera, veo que no estoy solo en esto.

    Gracias, Abuela Bloguera.

    ResponderEliminar
  12. Jauja9:59

    Vaya. Estoy esperando llegar a casa y oler el jamón de york... Aunque Punset diría que fué un engaño del cerebro. Las propiedades de reminiscencia de los olores en combinación con los deseos pueden tener efectos extraños...O eso o dejo de comer jamón york.

    ResponderEliminar
  13. Creo que sé quién fue.

    ResponderEliminar
  14. hahaha... "engaño del cerebro, según Punset".
    hace meses vi un documental del 33 sobre los estudios minuciosos para que los alimentos huelan, sepan y hagan el ruido más "adecuado". más comercial.
    es decir, no te extrañe que haya un chaval estudiando cómo insertar olor genital en el chopped.

    ResponderEliminar