9/29/2010

¿A qué coño huele?

En esas circunstancias no había énfasis en la pregunta, era literal, quería saber a qué coño olía, de quién era el coño que olía de esa manera.

3 medidas


Parece ser que en este aeropuerto les han crecido unos cuantos enanos ¿eh? Vaya bromita.

"No, perdón señor, usted por aquí" Obligan a los enanos a entrar por el más pequeño. "Protocolo de seguridad"

Joder, es un túnel demasiado bajo hasta para un enano, tendría que agacharse.

Esa fila de enanos agachados pasando por el tubo ¿eh? Un suero de enanos.

Al final de su tunelcito, les han diseñado una sorpresa, un último tramo bien alto, como el de los mayores. Tienen ahí una catedral.

9/28/2010

Esto es más o menos lo que veo cuando escucho lo de "pone un circo y le crecen los enanos"


Lo del circo, lo de que lo que pasa es que los enanos del circo ganan altura y dejan de servir de atracción, lo de que el dicho quiere decir que "haga lo que haga siempre le sale mal", todo eso siempre tengo que hacer el esfuerzo de pensarlo, me llega luego, dos segundos después.

Lo primero siempre son esos duendes, esos gnomitos, surgiendo de la tierra a ritmo desigual bajo la luz del sol.

9/27/2010

"Hoy puede ser un gran día...Y MAÑANA TAMBIÉN."

El sarcasmo de Serrat, el muy putas se la coló a todo el mundo.

9/24/2010

La idea dé.

Ey, hola, soy yo. Espero que me perdonéis si digo tonterías.

A partir de una entrada de Jonathan Millán en su blog (La inaguración) y al hilo del trabajo del mismo Jonathan y de Miguel Noguera en Hervir un oso, sus respectivos blogs, el Ultrashow de Miguel, etc. me apetecía decir unas cosas. Cosas que tenía ganas de comentar al margen de repetirme alabando lo maravillosas, punzantes, desgarradoras, divertidas, reveladoras o putas que son las ideas que trabajan.

La literatura, el cine, y más globalmente el arte, está lleno de personajes magníficos y situaciones sobrecogedoras, momentos luminosos y brutalmente lúcidos, grandes “ideas de”. Las encontramos normalmente inseridas dentro de narraciones, de discursos, y acostumbran a estar supeditadas a una historia de la que forman parte.

Esas situaciones, esas ideas, viven, desde que nacen, aguantando la construcción global a la que pertenecen, pareciendo que no valen por sí solas.

Su percepción, en consecuencia, también está sometida a ese conjunto que les otorga coherencia.

Sí salimos de ver una película, alguien puede tener a bien hacer notar lo bueno que era tal o cual personaje, o lo sugerente que resulta un pequeño detalle. La intención de ese comentario es seguramente comprobar que eso no haya pasado por alto. La necesidad de constatar que ese elemento, esa idea, ha sido apreciada, confirma que, por muy buena que fuera, no era imprescindible, era una pieza más del relato, vive dentro de él y muere si lo sacas de allí. Puedes intentar saborearla por sí sola, pero su sabor se va a acabar mezclando con el resto cosas, pues, al fin y al cabo, de eso se trata.

“Las ideas de”, que no son historias cortas, son más bien hechos aislados, en cambio, nacen como autónomas y autosuficientes. Puestas en un pedestal e iluminadas con un foco. Ahí está, esto es: “La idea de”. Valen por sí mismas, joder. Valen más.

Es, no sé, como si un músico en lugar de componer canciones, compusiera detalles, liberara del formato canción esos instantes brillantes. El resto se puede ir a la mierda.

Muchos artistas suelen dedicar su obra a una gran idea, le dan continuidad a lo largo de su vida, la trabajan del derecho y del revés, otorgando una narrativa a su biografía como creadores. Aquí, en cambio, se trabaja una, y después otra, y después otra, libres del relato.

Quizás se encuentre un mensaje tras esas ideas, un discurso coherente que las hilvane. La propia personalidad del autor obliga a que eso exista. Pero para mí, por encima de eso, el discurso sería la idea de liberarse de él, lo cual es un alivio y una bendición.

9/23/2010

La nota que suena bien después de las otras

Un capo mafioso intenta convencer a aquel pobre anciano de que le proporcione una información vital que, por alguna razón moral, el viejo se niega a dar.

Entonces, ya sabéis cómo va, el mafioso, poniéndose muy cómodo, se arranca a explicar una historia suya: algo de un amigo que tuvo en la infancia o cualquier mierda así.

Piensas que la historia del gangster acabará con una especie de moraleja jodida, o con algún tipo de amenaza velada que finalmente hará ceder al pobre hombre.

Al final resulta que no, que el mafioso estaba contando esa historia porque le había salido de los cojones.

--------------------------------------------------------------------------

En realidad el mafioso se ha puesto por inercia a replicar el cliché que ha visto en las películas, se pone a tararear esa melodía en un acto reflejo más allá de su voluntad, como si, siendo un espectador de sí mismo, a su inconsciente le hubiera parecido que había que tirar por ahí, que esa era la nota que sonaba bien después de las otras.

Ese pobre mafioso, él es la víctima.

9/22/2010

Tiene insomnio

Tiene insomnio pero se niega. Decide afrontarlo muy brutalmente, decide quedarse absolutamente quieto, totalmente inmóvil, con los ojos cerrados, la mandíbula relajada y el peso de su cuerpo muerto sobre la cama hasta que se duerma.

No lo consigue y sigue despierto las 8 horas que pasan hasta que amanece, muy constante. No da vueltas, no se rasca la nariz, no acaricia la sábana con el pié, se esfuerza con rectitud en que no le vibren los párpados. No traga saliva, la deja deslizar suavemente por su mejilla sobre la almohada.

Lo vive todo con mucha atención.

Vive el ataúd de su cuerpo hasta las últimas consecuencias. Sufre un horror interminable durante todos y cada uno de los minutos de la noche, una ansiedad desbocada muy quieto, muy quieto.

Nota que se hace de día pero decide que va a seguir así hasta que se duerma. Este tipo no es de los que deja las cosas a medias.

9/21/2010

Pacto entre caballeros

¿Qué os parece arrancarse un pelo del bigote e intercambiarlo para escenificar que se cierra un trato?

Me gusta lo de que sea un trocito de pelo pequeñito, que haya que cogerlo muy fino con la yema de los dedos y depositarlo en la palma de la mano del otro.

Los dos interlocutores tendrían que hacerlo a la vez, con mucho cuidado, pasarse sendas canicas con mucha concentración y precisión. Sincronizar esa danza de manos tan minúscula para cerrar esa negociación de tipos duros que han llevado.

Todo está ahí, en esas dos muestras milimétricas de pelo recio, en esos dos trocitos de alambre grasiento.

Aun sienten la agujita de dolor sobre el labio mientras sellan el acuerdo. Sienten el pinchacito en el bigote, pero lo manipulan en sus dedos, lo trabajan en la dimensión de lo táctil, poniendo manitas de niña china.

Solo los hombres podrían llegar a acuerdos ¿verdad? Que va, tranquilas las feministas, hay muchas mujeres que también podrían.

Los trabajitos de Cindy

Un poco de novela policiaca hoy, un poco de magia.

Se trata de Cindy, la prostituta que ayuda a los policías de homicidios a resolver sus casos.

No lo hace conscientemente. La cosa es que los detectives se acuestan con ella y en el orgasmo se les sobreviene la iluminación, la respuesta del enigma, la solución del caso.

Cindy, claro, tiene una cartera de clientes policías muy fieles. Ella no sabe por qué.

El final de la historia es que un día se delata a ella misma de un asesinato que ha cometido.

Es una idea para una película, o una serie. Peores cosas se han visto.

Si fuera una serie, en la segunda temporada los policías irían a follársela a la cárcel.

Os cuento esto porque he pensado que el blog puede servir de registro de la propiedad intelectual, para, si se tercia, demostrar ante un juez que la idea era mía, demostrar que la idea era de "la abuela bloguera". Joder. Mira, os lo voy a decir muy claro: maldito el PUTO DÍA QUE LO LLAMÉ “LA ABUELA BLOGUERA”. Pero ya está, ya no hay marcha atrás.

¿Y si Cindy en lugar de una prostituta fuera un juez?. Que hubiera que follarse a un juez.

Un pez.

9/17/2010

fantasía

Se masturba pensando en los gestos que hace la azafata al explicar las medidas de seguridad del avión. No en la azafata, en los gestos. Esa cadencia de movimientos en abstracto es lo que le pone muy caliente.

Su fantasía sería una representación de esta clase:



Involuntariamente su mano reproduce, como en espasmos, ese mismo ritual.

9/16/2010

sus pequeños truquitos

Madre, esposa, ama de casa, administradora del hogar. Alarga la sal y el azúcar mezclándolas con su propia caspa.

9/15/2010


Se sacó del bolsillo una capsula de Nespresso.
 Pensaba que era un condón.
Dentro había un condón.

9/14/2010

Desde el servicio de audioguías le agradecemos su visita y esperamos que haya disfrutado de la exposición. Si durante el recorrido le ha surgido cualquier pregunta ahora es el momento de hacerla, adelante, le escucho.

Joder, coño, la audioguía era un tipo ahí, hablándote de verdad, recitándote las explicaciones.

En realidad no, en realidad lo que pasa es que la última obra de la exposición consiste es una sala de museo con unos cuantos turistas intentando mantener una conversación con su audioguía.

9/11/2010

Los cuelan como bromas, como micro-gags, son tan breves, tan poca cosa. Pasan el filtro de los padres sin apenas levantar sospechas.

video

Nada, ja ja, es gracioso. La película sigue, mira, va, que sigue.

Yo recuerdo no disponer de las claves para entender que ese incidente carecía de importancia, recuerdo quedarme preocupado. En el siguiente plano, efectivamente, el reloj estaba bien, pero, coño, no sé, había perdido órganos, trozos internos, de cuerpo.

La infancia decodifica una realidad de pesadilla, quizás nunca se vive el horror tan intensamente como en esa etapa. Más así:

video

9/10/2010

Eso de que en los aviones las mascaras de oxígeno caigan de golpe, con un fuerte estruendo. Eso de que den un susto añadido, que aporten un plus de terror, a contratiempo, como si no fuera suficiente lo otro.

El extra de miedo. El pequeño adelanto. La bromita. Luego ya, luego ya viene la de verdad.

Dan un buen manotazo a esa sinfonía enredada de horror: el gritito a coro de todos los pasajeros, el último instante de orden en medio del caos. Lo ponen todo muy firme por un momento.

9/09/2010

La nueva campaña de La SER:

Cabezas y un poco de cuello, insinuando el desnudo. Superpuestas, unas difuminadas, otras más presentes, como seleccionadas en la pantalla desde un mando a distancia, como si estuviéramos ante un videojugo pornográfico, o en la sala de pedidos de un prostíbulo de androides del futuro.

Francino: maduro, culto, con carácter, buena voz, alta credibilidad. Te hará pasar una noche sin tonterías. Gran rigor. Una tarea impecable garantizada.

9/08/2010

Pequeños horrores de los ferrocarriles catalanes.

Las escaleras rallador:


La señal de atravesarse el estómago con un remo (levitando):

9/07/2010

Llevo días con muchas ganas de colgaros este vídeo. Vamos, estoy seguro de que ya lo habéis visto, pero es que joder, es el acto reflejo más absurdo que he visto nunca.



No intenta ocultar la mano, no se la lleva rápidamente detrás de la espalda: se la lleva a la boca, intenta como comérsela. Eso le dicta su subconsciente, que se coma la mano. Menudo chiflado.

9/06/2010

Las membranas de la normalidad

Bueno, pequeños riesgos a los que estamos expuestos y a los que no atendemos lo suficiente, los abismos a sólo un pasito de la consciencia, las delicadas membranas de la normalidad siempre a punto de romperse.

Un cirujano operando, cortando la carne con el bisturí, viviendo esa experiencia totalmente en el terreno de lo cotidiano, es capaz de pensar en cualquier otra cosa a la vez que opera, a la vez que realiza incisiones en los órganos. Se relaja tanto, está tan tranquilo, se siente tan en casa, que pincha un trocito de pulmón y se lo lleva a boca.

Inmediatamente lo escupe en el suelo horrorizado.

Luego, claro, como consecuencia, le retiran la licencia de médico (¿?), lo pierde todo, su familia lo abandona, etc.

Ese segundo de distracción ¿eh?

Hay que estar muy atento siempre.

9/03/2010

El cadáver se pasó todo el verano estirado en la playa, 
hasta septiembre, que se dieron cuenta.

9/01/2010

Ese señor tuerto se ha comprado una entrada para una película en 3D.
No se ha enterado mucho de cómo funciona el asunto.